Qué es una cerveza Session

¿Qué es una cerveza tipo Session? Probablemente podamos afirmar que este estilo –y lo remarcamos en cursiva porque hay quien piensa que no es un estilo como tal- está de moda y, también, que se estila –nunca mejor dicho- mucho más durante el estío.

Juegos de palabras al margen, no existe unanimidad planetaria para acotar una cerveza Session, o de sesión, entre un guión prefijado de características bien marcadas y de las que no puede salirse. De hecho, según la latitud, europea o al otro lado del charco, su concepción varía, tal y como nos cuenta este artículo de Cerveza Rudimentaria.

Origen histórico y obrero

Comencemos por la referencia histórica, que es, al fin y al cabo, la que siempre da origen a algo nuevo; aunque en este caso sea ya muy viejo. El origen de la cerveza tipo Session hay que situarlo en Inglaterra en torno a los tiempos de la Primera Guerra Mundial (1914-18), cuando el Gobierno de las islas estableció una especie de periodos acotados en el tiempo para que los trabajadores pudieran beber alcohol. Eran periodos de cuatro horas, según dicen los libros de historia.

Sabida de la abundante y generosa cultura cervecera de los británicos –en calidad pero también en cantidad-, no era cuestión que la vuelta al tajo fuera una procesión de trabajadores ebrios o con una merma excesiva en su capacidad productiva.

La solución pasó por crear un nuevo tipo de cerveza: de baja graduación y que, por tanto, no dejara descontentos en cantidad a esos sedientos obreros. Y así nació la Session, que, por tanto, se puede decir que fue un invento del Gobierno inglés de turno.

 

Características de la cerveza Session

Precisamente en torno a esas características coinciden las voces mayoritarias a la hora de definir una Session: una cerveza de baja graduación alcohólica –entre 3 y 5 grados, más o menos-, con equilibro de maltas y lúpulos y extremadamente bebible.

Por eso no es raro que la identifiquemos más con el verano o la primavera; por aquello de beberla con más impetuosidad que si, por ejemplo, nos sentáramos a degustar una Imperial Stout.

En América, como recuerda  este artículo del blog In Birra in Veritas, se han atrevido a ponerle coto a la Session, identificándola como una cerveza de menos fuerza y de menor graduación alcohólica dentro de su estilo.

 

La Arriaca Session IPA

José Ángel Santiago, cervecero de Arriaca, cataloga una cerveza tipo Session como, “según el estilo, una cerveza de menor graduación alcohólica que sus hermanas mayores, ligera y muy bebible pero sin faltar a la cita con el sabor y el aroma”. De hecho, es algo que ha querido reflejar plenamente en la Session IPA de Arriaca, con sólo 3,6 grados de alcohol y muy bebible.

Posee un color anaranjado y resulta muy refrescante, con una suave carbonatación que resalta el aroma a lúpulo. Ideal para un vermú o acompañando un aperitivo.

Con esta versión Session de un estilo IPA, Arriaca pretendía generar una “alternativa de calidad a la tradicional lager en el vermú; algo distinto, tremendamente bebible, donde se reconozca y se sienta claramente el lúpulo pero que, a la vez, resulte muy refrescante”, como señala Santiago.

En la actualidad, y viendo la tendencia de la producción artesana, la cerveza de Sessión pretende mantener ese espíritu de inicios del siglo pasado, pero aportando toques de originalidad y de modernidad. Es decir, crear cervezas para disfrutar con un grupo de amigos y donde no pese demasiado el hecho de beberse unas cuentas, pero, a la vez, dotadas de calidad y equilibrio. Con aroma, sabor y matices. Aquellas Session británicas de en torno a la Primera Guerra Mundial eran, más bien, de batalla. Nunca mejor dicho.

No obstante, en tanto no se establezca una norma reglada seguirá existiendo discusión en torno a qué es una cerveza tipo Session. Mientras, tanto si eso importa como si no, disfrutemos de sus posibilidades, variedades y, también, ligereza alcohólica. ¡Salud!

 

Loading...
Loading...